Inicio              Actrices          Hollywood         Deportes        Empresarios          Otros             Escritores         Ingenieros
     Militares             Moda                Música            Nobleza            Pintores            Políticos         Religiosos          Toreros


Gilda Galan



BIOGRAFÍA DE Gilda Galan:



Fecha de nacimiento: 16 de enero de 1917

Lugar: Guayama, Puerto Rico

Artista de incuestionable valor en el quehacer artístico puertorriqueño, Gilda Galán se ha mantenido activa, durante m s de cinco décadas de carrera, en el mundo de las artes.

Nació en el pueblo de Guayama el 16 de enero de 1917. Sus primeros años de estudios los llevó a cabo en las escuelas públicas del mencionado municipio y posteriormente completó su bachillerato en la Universidad Mundial. Allí hizo una concentración en relaciones públicas y una sub-concentración en periodismo.

A partir del 1948 Gilda comienza a escribir cuentos románticos y dos años después es reclutada para trabajar en la emisora WIBS, en donde se desempeñó como actriz, libretista y comediante. Luego es contratada por Ángel Ramos, dueño del periódico El Mundo, para trabajar en la estación radial WEMB.

En WKAQ-Radio, la primera estación que se fundó en Puerto Rico, la artista laboró en los programas "Atardecer", espacio de corte poético y también participó en "Festejos musicales". En la misma emisora se produjo el programa "La abuelita", que contó con la participación estelar de Galán y que además logró convertirse en el favorito de los niños.

Durante el tiempo en que Gilda estuvo en WKAQ, fungió como actriz dramática y de comedia. En este renglón se destaca en "Esta es mi suegra", programa cuyos libretos eran escritos por Emilio Huyke aunque en ocasiones Galán también los redactaba. Simultáneamente se desempeñó en el doblaje junto a los actores Lydia Echevarría y José Luis "Chavito" Marrero. En ese campo el singular trío fue reconocido como los mejores en la memorización, sin que pudieran ser superados por otros compañeros del arte. Para WKAQ-Radio escribe la serie que llevó como título "Suspenso" y además escribió libretos para el inolvidable Diplo y para el productor Tommy Muñiz.

En 1954 llega la televisión a Puerto Rico y tres meses después de haberse estrenado, Gilda es empleada para llevar a ese medio su exitoso programa radial "La abuelita". Simultáneamente, mientras cumplía con sus compromisos en la pantalla chica, se dedicó a trabajar como actriz en las radionovelas que se difundían en aquel tiempo.

Un año después de que llegara la televisión al País, la actriz participó en uno de los primeros melodramas que se realizó en Puerto Rico. El mismo se llamó "El derecho de nacer", e interpretó al personaje Doña Clemente en un papel protagónico.

En 1956 crea con un grupo de amigos la primera Cooperativa de Teatro, la que llevó por nombre La Máscara. Luego fue contratada para actuar en el estreno de la obra "Los soles truncos", pieza del inmortal dramaturgo puertorriqueño René Marqués. Cabe señalar que Gilda fue empleada después de que una actriz, luego de un mes de ensayos, no satisficiera los requerimientos que el autor pedía para el personaje de Inés. La representación del drama fue un éxito y el trabajo de Galán fue destacado por la crítica especializada.

Entre las décadas del 50 y 60, Gilda Galán se mantiene ocupada laborando en diversos compromisos artísticos. Viajó a Chicago para participar en el Festival de las Américas en 1959. En el 60 trabaja en las obras "En el principio la noche es serena" y en "El hermano Antonio". Un año después actuó en la pieza "El espíritu burlón" con la cual obtuvo una vez más aplausos de la crítica. Participó en la producción "La señorita Julia" del dramaturgo sueco August Strindberg y que fue representada en el Teatro de Comunicaciones. También se desempeñó en la pieza "El héroe galopante" del escritor puertorriqueño Nemesio Canales.

En 1963 representó a Puerto Rico en el Festival Hispano de España con la obra "Los soles truncos". En el mismo año labora en "La feria" de Manuel Méndez Ballester obra que se presentó en el Festival de Teatro de Puerto Rico.

En 1965 representó novelas por todo el País en numerosos teatros municipales. Ese año compitió en un Festival de Composiciones en donde sometió dos canciones de su propia inspiración. Igualmente vuelve a la televisión con el programa "La Taberna India" en donde le da vida al personaje "Doña Estelvina Trú-Trú". En 1966 participa junto a Elín Ortiz en otra pieza del escritor Manuel Méndez Ballester "Bienvenido Don Goyito" que luego cruzó el Mar Caribe y se presentó en Nueva York.

Justo para el periodo eleccionario de 1968, Galán laboró en la empresa Raditel, firma dirigida por Alberto González, como artista exclusiva. Fue con ellos que la artista estelarizó en ese año por el canal 11 el espacio "Se alquilan habitaciones", interpretando al legendario personaje de "Marunga". El programa se especializaba en la s tira política y social. Llegó a ser el favorito de muchos pero también odiado por otros. Fue sacado del aire en cinco ocasiones a causa de las presiones de los políticos que no soportaban el estilo mordaz de la comedia.

Simultáneamente su labor en teatro la llevó a actuar en la obra "Tres piraguas en un día de calor" obteniendo en ella el premio de mejor actriz del año. A raíz de su acierto, Doña Lorrencita Ramírez de Ferré, quien fue primera dama de Puerto Rico, le envía una carta a través de la cual la felicita por su extraordinaria labor en las artes.

Posteriormente fue empleada por la gerencia del canal 4 pero surge el cambio de gobierno y la despiden. Angustiada, sale del País y parte hacia San Francisco, California.

Después de un tiempo en el extranjero regresa a su querida patria y Luis Rechani Agrait, director del diario El Imparcial, le extiende una invitación para trabajar en la sección de espectáculos de dicho periódico. En ese rotativo se desempeñó con eficiencia y habilidad, lo que le mereció que se le asignaran varias columnas relacionadas con los artistas. Además laboró como entrevistadora y como tal tuvo bajo su responsabilidad una sección sobre los actores nuevos. Una de sus columnas en el periódico se llamó "Gotitas de farándula" en donde compartía con el público lector información sobre los artistas.

En 1970 Gilda realizó un paso de comedia de 10 minutos a través del espacio televisivo "Show de las 12". En el programa nuevamente utilizó el recurso de la sátira política. Su aparición en dicho programa fue todo un éxito de audiencia y a raíz del mismo el productor Paquito Cordero y el canal 2 la contratan. Dos años después regresa al canal 7 con un nuevo programa llamado "Balcón en la calle" en el cual interpretaba a Marunga. Pero una vez m s es sometido a presiones y es cancelado. En ese año actuó en la obra de Alejandro Casona "Los robles mueren de pie".

En 1973 se quemaron las facilidades en donde se encontraba El Imparcial y la artista se va a trabajar a la emisora WQBS. En la estación laboró en la organización de la discoteca del reconocido psicólogo Alfredo D. Herger. Para el año 1975 el escritor Abelardo Díaz Alfaro la selecciona para que adapte sus estampas para la radio y la televisión. Dos de sus adaptaciones fueron "Una suegra lista y "Las píldoras juvenilinas". En el mismo lapso de tiempo recorre todo Puerto Rico con su Grupo Recital Tramoya. Se presentaron en diversas escuelas del sistema publico puertorriqueño llevando a cabo recitales de poesía y música, siempre acompañados por un guitarrista y un flautista. En 1976 presentó su espectáculo unipersonal "Yo maté a la burrocracia" demostrando su maestría al tratar la política de forma satírica. Con su estilo peculiar Galán dejó establecido que su compromiso estaba en despertar la conciencia del pueblo a través de su comedia incisiva. En el mismo año la Federación de Periodistas y Escritores de Prensa la nombran "Mujer destacada de Puerto Rico". Luego la artista se alejó por un tiempo del ambiente artístico a raíz de su conversión al evangelio.

Respondiendo a sus inquietudes espirituales; Gilda Galán decidió irse a Nueva York para dedicarse al estudio de la Biblia en un Seminario Evangélico. Pero en el famoso estado de los rascacielos no se resiste al llamado del arte y participa en una audición para un comercial. La artista pasó la prueba y gracias a su esfuerzo pasa a ser miembro de la prestigiosa organización Screen Actors Studio.

En 1988 regresa a Puerto Rico y reanima su carrera con la pieza "Magnolias de acero" que se presentó en el Centro de Bellas Artes. En la obra interpretó magistralmente a la malhumorada Luisa Calandria. A través de esta experiencia se le presentaron varias ofertas para realizar nuevos proyectos. Uno de estos lo fue la recreación de tres de las estampas de escritor Abelardo Díaz Alfaro.

Un año después estrenó en la televisión, a través de la televisora Telemundo, el programa "El beauty", el cual fue bien recibido por la audiencia. Además la casa productora Sono Films la contrato para dirigir, escribir y producir los espacios "Un día antes" y "Todo el año es Navidad".

En el 90 produce la obra "Mañanas de sol" de los hermanos Alvarez Quintero. La pieza se presentó en la Universidad Interamericana y fue protagonizada por Galán y por Benjamín Morales. La producción estuvo a cargo de su propia compañía teatral llamada Tramoya.

Para el año 1991 el Departamento de Instrucción Pública auspicia la primera obra de teatro que la artista escribe. La misma llevó por título "Fruto abundante" y fue dirigida y protagonizada por ella. La pieza aborda el tema de la puertorriqueñidad con gran acierto.

En 1995 fue invitada por el entonces senador Charlie Rodríguez para ofrecer una ponencia ante ese cuerpo del gobierno. Gilda Galán señaló, en su informe, la triste realidad que viven los artistas en Puerto Rico y a la vez propuso algunos cambios que podrían beneficiar a los artistas boricuas. Su discurso fue recibido entre elogios y aplausos que reafirmaron la veracidad de sus palabras.

En el 1996 trabajó por un año en la estación WIPR como asesora y escritora. En la conocida emisora sugirió la creación de miniseries que hoy en día se han materializado. También escribió material para niños y la serie "El diario de una mujer". Posteriormente la doctora Mercedes Otero de Ramos le ayudó a publicar el libro "Cuentos de la abuelita" por el cual recibió mención honorífica por manos del Senado de Puerto Rico.

Gilda Galán, mujer de carácter firme y decidido, se dedicó por un tiempo a dar clases de arte dramático. Incluso creó un grupo de teatro cristiano con el cual visitó a muchos templos alrededor del País. Fuera de su labor profesional, ha consagrado la mayor parte del tiempo a su producción literaria.

En 1998 se publica su poemario "Borinquen, por ti despierta mi lira". Además de poemas, el libro contiene décimas y fue presentado en el Centro Cultural Aboy. Bajo el mismo año asistió a la Feria de Puerto Rico en Guadalajara. También estrenó su danza "Borinquen patria mía" que contó con el arreglo del reconocido músico Pedro Rivera Toledo.

Además escribió y adaptó para el cine, el cuento cinematográfico "La cajita vacía" basado en una de los relatos de Abelardo Díaz Alfaro. El corto fue dirigido por el cineasta puertorriqueño Luis Molina. Dicho proyecto fue presentado para el público en general y luego se distribuyó en las escuelas públicas para los estudiantes.

Gilda Galán y los actores de su generación surgieron en una época en que las exigencias de los medios de exposición artística no daban cabida a improvisados. Una cara bonita o un cuerpo voluptuoso no constituían atributos suficientes para ocupar un escenario. Entonces había una mayor conciencia de lo que significaba ser artista y, si alguien pretendía ser actor o actriz, primero tenía que aprender a actuar… y desarrollar una disciplina que lo capacitara para el trabajo arduo. Nadie llegaba pensando en que se haría artista “sobre la marcha” como sucedería más tarde. Y, los novatos comenzaban desde abajo, respetando las jerarquías de los veteranos.

Naturalmente, siempre han existido talentos capaces de escalar peldaños con más rapidez que otros y cuyos desempeños los hace merecedores del reconocimiento popular. Gilda Galán fue uno de esos seres privilegiados. Pero, que nadie crea que se hizo figura de la noche a la mañana. Porque esta gran actriz, nacida en Guayama, el 16 de enero de 1917, y fallecida en Carolina, el domingo 21 de junio a la edad de 92 años, se adiestró como actriz desde sus años escolares. Desde su temprana adolescencia cultivó también la literatura, escribiendo cuentos, novelas románticas y comedias, siempre esperanzada en que algún día las llevaría a la escena. Mientras aguardaba por la gran oportunidad de adentrarse en el mundillo artístico, en la Universidad Mundial completó el Bachillerato en Relaciones Públicas con una sub-concentración en Periodismo.

Comenzó su carrera como libretista en la radioemisora WIBS
en 1946, llegando a ser una de las mejores en dicha faceta –

Y fue precisamente como escritora que emprendió su carrera artística profesional, al ser contratada como libretista por la radioemisora sanjuanera WIBS en 1946. Siempre recordaría que su primer trabajo dentro de esta faceta fue la creación de la serie “Tragedias de la vida”. Pocos meses más tarde, por su educada voz también se le brindó oportunidad como locutora comercial y, en 1948 – dos años después – como actriz en la misma serie que escribía.

En 1948, el empresario Ángel Ramos la reclutó para que creara un programa infantil en WEMB / Radio El Mundo ejerciendo sus facetas de actriz, libretista y directora. Así surgió el que sería exitoso “30 minutos con la abuelita”, que se emitía de lunes a viernes y en el que caracterizaba a una octogenaria. Al año siguiente, 1949, cuando el señor Ramos adquirió WKAQ y la fusionó con WEMB, Gilda Galán trasladó el espacio a esta emisora. En lo sucesivo y hasta ya adentrada la década de 1960, intervino en buen número novelas, comedias – especialmente “Esta es mi suegra” –, series de aventuras y de misterio y, como locutora, fue anfitriona de audiciones como “Atardecer” y “Festejos musicales”. Además, escribió libretos para espacios de Ramón Rivero “Diplo”.

En julio de 1954, tres meses después de que su patrono en Radio El Mundo inaugurara Telemundo / Canal 2, se le solicitó que llevara el programa infantil que había creado a este nuevo medio. Entonces se le identificaría, sencillamente, como “La abuelita”. En esta empresa laboraría en el Departamento de Doblajes y, a partir de 1958, cuando caracterizó el personaje co-estelar “Doña Clementina”, en el clásico melodrama “El derecho de nacer”, en numerosas telenovelas.

Su caracterización de “Inés” en el estreno de “Los soles truncos” en 1958, marcó su consagración como actriz –

Aquel mismo año de 1958, en el Teatro Tapia y como parte del Primer Festival de Teatro Puertorriqueño establecido por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), fue la figura protagónica del estreno de “Los soles truncos”, de René Marqués. Su caracterización del personaje de “Inés” fue tan magistral, que jamás otra actriz se aproximaría a su nivel interpretándolo. Marcó su consagración. A través de su carrera lo encarnaría innumerables veces en otros escenarios, incluso en Chicago (1959) y España (1963).

En el interín, en 1956, junto a Axel Anderson y Helena Montalbán, encabezó el grupo de actores que fundó la que sería importatísima Compañía de Teatro La Máscara, que operaba a manera de cooperativa y que no cesaría de realizar aclamados montajes en salas de todo el País. Pero, sin alejarse de la pantalla chica. En 1965, por ejemplo, se incorporó al elenco de la comedia “La Taberna India”, que tenía como figura central a Adalberto Rodríguez Torres “Machuchal”. En este espacio, que iba al aire cada viernes de 7:30 a 7:30 de la noche, daba vida a “Estervina Tru-Trú”.

En 1967, Gilda Galán y el libretista cubano Alberto Galán – de Producciones Raditel – crearon el que sería uno de los más exitosos programas de sátira política que ha surgido en la televisión puertorriqueña: “Se alquilan habitaciones”. Fue estrenado en WKBM TV / Canal 11, entonces matriz de la Telecadena Pérez Perry. En aquel espacio, durante sus comienzos transmitido cada jueves de 7:00 a 7:30 de la noche, caracterizaba a “Marunga”, una vecina sin pelos en la lengua que “les cantaba las verdades a cualquiera”. La acción se desarrollaba en un condominio en cuyo recibidor la protagonista comentaba y criticaba, de manera punzante e irónica, el acontecer político y social de Puerto Rico, lo cual cautivaba al público que la seguía fielmente, pero mortificaba a los políticos que no toleraban que les denunciaran sus busconerías y traqueteos. En el mismo canal, también mantuvo una sección en el “Súper show”, que se transmitía de lunes a viernes al mediodía, interpretando a una jibarita pecosa y aguzada llamada “Fredeswinda” (1968). Tenía como contraparte al siempre recordado Félix Monclova.

Su creación del personaje “Marunga” para el programa
“Se alquilan habitaciones” la hizo víctima de presiones políticas –

Como era de esperarse, las presiones políticas contra “Se alquilan habitaciones” no demoraron en hacerse sentir. Primero se evidenció en frecuentes cambios de horario hacia otros menos convenientes – entiéndase, no en “prime time” – y, luego, en cinco períodos de suspensión. Para aquella época también laboraba en WIPR TV / Canal 6 adaptando para el programa “Teyo Gracia y su mundo” las estampas costumbristas de Abelardo Díaz Alfaro.

Luego de algún tiempo en San Francisco, California – donde radicaba su hija Rita María, también actriz y casada con el actor y director Paul Baratta –, regresó a Puerto Rico. El entonces director del diario El Imparcial y prestigioso dramaturgo Luis Rechani Agrait le ofreció la posición de directora de las páginas de Espectáculos del referido rotativo, a lo cual ella accedió. Se recuerda que, además de realizar entrevistas y reportajes sobre el mundillo artístico, allí estableció una columna llamada “Gotitas de farándula”.

Sin abandonar este compromiso, en 1970 se incorporó al elenco permanente de “El show de las 12”, en Telemundo, donde mantenía un segmento de sátira política de diez minutos. En 1972 regresó a la emisora con el programa “Como está la situación”, pasó a Rikavisión como estrella de “Balcón en la calle” así como protagonizó “Marunga Times” con Delia Esther Quiñones en el canal 18. En todas estas apariciones, que giraron en torno al año electoral de 1972, las presiones políticas forzaron su salida del aire.

Fue editora de las páginas de Espectáculos de los diarios
El Imparcial y de El Vocero, que ayudó a fundar –

Tras el incendio que destruyó la sede de El Imparcial en 1973, Gilda Galán fue contratada como discotecaria de la radioemisora WQBS AM, cuyo director era Alfred D. Herger. Como siempre, sin echar a un lado sus facetas de actriz y libretista en el teatro y la televisión. Pocos meses después, Gaspar Roca y Pedro Julio Burgos, quienes organizaban el lanzamiento del diario El Vocero, la convencieron para que se hiciera cargo de las páginas de Espectáculos. Mantuvo esta posición durante casi un año, siendo reemplazada por Paquita Berio. Entonces, 1975, creó el Grupo Recital Tramoya frente al que montó obras para llevarlas a escuelas públicas e instituciones culturales.

En 1976, creó un monólogo basado en el controvertible personaje en colaboración con el dramaturgo Rafael Antonio Ortiz. Se tituló “Yo maté a la burrocracia / Vencí al monstruo” y lo llevó al que fuera exclusivo centro noctuno sanjuanero Ocho Puertas, en el Viejo San Juan, permaneciendo varias semanas en carteleras desde el martes 22 de julio. Ese mismo año, la Federación de Periodistas y Escritores de Prensa la galardonó declarándola Mujer Destacada de Puerto Rico.

Hacia 1977 optó por hacer un paréntesis en su carrera artística para ingresar a un Seminario Evangélico en Nueva York. Su intención era consagrarse a la religión como feligrés de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera pastoreada por el reverendo Carmelo Terranova. Sin embargo, la intensa teatral que se desarrollaba en la Gran Urbe la sedujo y, al cabo de algún tiempo, ya era miembro de la organización Screen Actor’s Studio. Su estadía en Nueva York se prolongó hasta 1988 cuando volvió a su patria. De inmediato, la productora Lolyn Paz le encomendó el difícil personaje de la malhumorada “Luisa Calandria” en la obra “Magnolias de acero”, de Robert Harling, que fue un exitazo en el Centro de Bellas Artes de San Juan.

Aquel mismo año, se unió al elenco del programa “El Beauty” que, hasta el siguiente 1989, permanecería en la cartelera de Telemundo, también producido por Lolyn Paz. Seguidamente fue contratada por la empresa productora Sono Films para escribir y dirigir las series “Un día antes” y “Todo el año es Navidad”, emitidos a través de WAPA TV. En 1990 ya estaba de vuelta en Telemundo, otra vez reviviendo su célebre personaje con “Marunga… la voz del pueblo”, repiténdose la historia de las experiencias de 1967 y 1972. En 1996 volvería a vincularse a WIPR TV / Canal 6 en calidad de asesora y libretista. De aquellas fechas data la serie “Diario de una mujer”. En 1997, la doctora Mercedes Otero de Ramos le ayudó a financiar la publicación de su libro “Cuentos de la abuelita” y, en 1998, el Departamento de Instrucción Pública le editó su poemario “Borinquen, por ti despierta mi lira”, que presentó en la Feria del Libro de Guadalajara.

Intervino en varias películas durante la década de 1960 –

A Gilda Galán Delgado se le recordará durante largo tiempo por sus extraordinarias actuaciones en las obras “En el principio la noche era serena”, de Gerald Paul Marín (1960); “La casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca (1961); “El héroe galopante”, de Nemesio Canales (1962); “La feria”, de Manuel Méndez Ballester (1963); “Bienvenido don Goyito”, también de Méndez Ballester (1965); “Tres piraguas en un día de calor”, de Luis Rechani Agrait (1977); “Los árboles mueren de pie”, de Alejandro Casona (1978); “Mañanas de sol”, de los hermanos Álvarez Quintero” (1990) y, por lo menos, una veintena más. La mayoría de estas producciones se presentaron originalmente en el Teatro Tapia y luego se llevaron a otros escenarios.

También incursionó en la cinematografía, habiendo tenido papeles secundarios en las películas “Maruja” (1957-1958); “Con los pies descalzos” y “Más allá del Capitolio” (1961); “Lamento borincano (El flamboyán azul – 1962)”; “El curandero del pueblo” (1968) y varios cortometrajes producidos por la División de Educación a la Comunidad (DIVEDCO) durante la década de 1960. En 1998 adaptó el cuento “La cajita vacía” para el filme “Los cuentos de Abelardo”, que dirigió Luis Molina Casanova.

Durante su primer matrimonio, que fue con el cantante Charlie Vázquez – inolvidable primera voz de Los Hispanos –, no tuvo hijos. De su segundo enlace fueron frutos Rita María y José Alcides Cortés, quien se desempeña como funcionario de la Autoridad de Energía Eléctrica.


VÍDEOS DE Gilda Galan:
A continuación podemos ver un vídeo de Gilda Galan :










FOTOS DE Gilda Galan:










NOTICIAS:

..........................